LOS AMI-ENEMIGOS NO PUEDEN OCUPAR POSICIONES IMPORTANTES EN TU VIDA

 
170930-PilarMendiola-0013.jpg

HAY QUE HACER UNA LIMPIEZA Y DESINTOXICACIón de los AMI-ENEMIGOS


Hemos hablado del increíble poder que tiene en la vida el encontrar a tu tribu no sólo en el camino de la evolución y la validación de quienes somos y las cosas que amamos sino también para nuestra felicidad en general.  Para mi el tener a mi tribu me ha dado la oportunidad de vivir mi camino con una infraestructura de apoyo, lealtad y amor incondicional con personajes que admiro y adoro. De la misma manera, he disfrutado enormemente el escuchar sus perspectivas muy diferentes a las mías y  buscar activamente sus puntos de vista tan llenos de sabiduría y experiencia en una variedad de temas. Durante mi trayectoria ellos han sido mi equipo de vida los he conocido y reconocido en diferentes etapas y nos unen una diversidad de intereses. Juntos hemos enfrentado odiseas y aventuras varias, unas de ellos, otras mias y otras conjuntas, ellos hacen que mi vida sea muy completa.  Si doy un vistazo a mi pasado puedo ver que gracias a ellos he evolucionado y he tenido la oportunidad de crecer y ser enteramente yo en todo momento. Empecé a reconocer a mi tribu cuando tenia mas o menos 19 años y hasta la fecha siento la misma magia y energía que sentí la primera vez, cada vez que los he encontrado y nos hemos reconocido, ellos sin lugar a dudas han transformado mi vida.  Cuando encuentras a personas que son parte de tu tribu te sientes amado, validado, inspirado y valorado. Puedo decir que todos los encuentros que he tenido con cada uno de ellos los he sentido en el alma, un sentimiento más allá de un concepto. Un sentimiento muy especial y al mismo tiempo con un gran sentido de responsabilidad de dar lo máximo posible en todo momento y de no parar la búsqueda de mi mejor versión por ellos y por mi.  Hasta el dia de hoy, me emociono de pensar en escucharlos, abrazarlos y saber su opinión y perspectiva de lo que está pasando en el mundo, en mi mundo y en el de ellos.

Sin embargo, es muy importante entender y distinguir una especie que no trae nada bueno a la vida los  “ami-enemigos” aquellos que siempre están comparándose contigo y los demás, criticando a tus espaldas, diciendo comentarios que lastiman, refugiándose en la bandera de la honestidad y sinceridad, pero aprovechando cualquier oportunidad para hacerte sentir mal, esos no los necesitas para nada.  Aquellos personajes que piensan que son mejores que tu y son vocales al respecto, los ami-enemigos son los que te tienen en su caja mental con cientos de etiquetas, de quien eres y qué es lo que puedes o no hacer de acuerdo a su criterio. A veces nos confundimos por la antigüedad que tienen estas personas en nuestra existencia y pensamos que tenemos que cargar con ellos toda la vida pero no es así.  La vida nos pone en diferentes circunstancias de pequeños o adultos en donde probablemente tuviste que convivir con gente con la que terminaste pasando mucho tiempo pero nunca los hubieras elegido ni ellos a ti para ser tus amigos si no se hubieran dado las circunstancias.

Es muy importante hacer una limpieza/desintoxicación de ami-enemigos para que tu ambiente sea uno de amor, apoyo, reto y emoción.  No necesitas tener a estos personajes alrededor tuyo. Tal vez tengas 8, 23, 35, 45 u 80 años tu no tienes porque lidiar con el bagaje de la gente y la mala energía que irradian los ami-enemigos.  Si tienes opción, déjalos ir. Su forma de actuar no tiene mucho que ver contigo sino con ellos mismos, es su metodología para lidiar con sus vidas, ellos necesitan hacerte menos para elevar la percepción que ellos tienen de sí mismos.  Si te invitan a su fiesta de disfunción, te recomiendo que no asistas. Necesitas a tu tribu, los que te respetan, valoran, validan, retan y adoran. Guarda tu energía para tu trabajo interno, hacer ejercicio, comer bien, ir en persecuciones intelectuales por respuestas de las cosas que te interesan y  para las personas que merecen tu tiempo y amor. Los ami-enemigos no califican para ningún privilegio de los que goza tu tribu.