La Crisis de Las Decisiones de Vida

 
pilar

Las Expectativas Te Limitan.

“No te preocupes, yo me encargo de mi”.  

¿Te sientes agotado, ansioso y desencajado por no estar cumpliendo con las expectativas específicas de como el mundo piensa que debes de llevar tu vida?.

Respira, tú te encargas de ti mismo.  

Algo realmente grandioso de ti mismo es que no hay nadie como tú en este mundo. Eso te hace único y el más competente para decidir cuál es la mejor manera de llevar tu vida. Vivir la vida haciéndote responsable de tus decisiones y aprendizajes es la manera más directa para llegar a tu felicidad.

A menos que tu felicidad sea que los demás decidan por ti  y eso es totalmente válido siempre y cuando seas tú quien lo decida. Nadie es experto en ti, probablemente ni tú lo seas en este momento.

Yo no soy experta en mí misma pero estoy comprometida a tratar de entender cómo voy evolucionando, en dónde estoy y como me siento. La evolución es esencial en nuestra historia. Yo así lo decidí e intencionalmente aprendí a contemplar mis sentimientos y pensamientos todo el tiempo.  Al mismo tiempo, me comprometí a mantenerme con disposición a aprender cosas nuevas del mundo que me rodea y retar la manera en la que mi cerebro procesa la información para llegar a los resultados que estoy buscando.

La vida me ha empujado a ser flexible y adaptable en las diferentes etapas en las que me encuentro y para ser franca, a veces me cuesta trabajo hacerlo, pero respiro, me centro en mi objetivo  y sigo adelante. Como la moda, he aprendido a “nunca decir nunca” porque la vida y los seres humanos somos dinámicos y lo que es verdadero hoy, mañana no lo es y lo que tiene resonancia y sinergia contigo hoy, mañana puede dejar de tenerla y es completamente válido.

Algo increíblemente personal que les voy a compartir hoy para ejemplificar a lo que me refiero fue la decisión que tomé de no tener un bebé. No fue una decisión firme y tampoco una decisión que tomé en un momento específico de mi vida.  Fui una romántica empedernida y tuve un maratón de “relaciones serias” desde que tenía 15 años con personas increíbles. Después de innumerables corazones rotos (no importando que fuera yo la que terminara una relación o no), inevitablemente acababa muy afectada con el “no funcionó”. Eso pasaba por lo general, después de dos o tres años de noviazgo y era el momento en el que me daba cuenta que Mr. X no era compatible conmigo. Para los 33, ya me había casado dos veces.

Cuando tenía 33, al final de mi segundo matrimonio tuve una conversación muy seria conmigo misma. Me di cuenta que la sostenibilidad en las relaciones amorosas no era mi fuerte en ese momento. Fue allí donde supe y me di cuenta que en mi caso sería una irresponsabilidad de mi parte pensar en tener bebés en ese momento. Esto lo reflexione cuando la sociedad me empezaba a preguntar o mandar unas pistas de que yo estaba en edad de tener hijos y me preguntaban cuál era mi plan.

Mi reflexión interna era la siguiente: ¿Cómo iba a hacerlo sin poder asegurarle al bebé un hogar seguro? Obviamente estoy hablando solamente de mi y mi realidad. Este análisis interno de mis circunstancias hizo que me mantuviera consciente de mis limitaciones pero aun así estaba abierta a la posibilidad de tener hijos si es que las cosas cambiaban de alguna manera.

Cuando finalmente conocí y reconocí al hombre de mi vida, con el que me hubiera encantado tener un hijo, mi cuerpo había pasado por una etapa difícil de salud y consideré que iba a ser muy complicado. Christopher mi esposo, con el que llevo 6 años (rompí la maldición de los 2-3 años) estaba emocionado por la posibilidad de tener un bebé, si es que decidíamos que eso era lo que queríamos, y al mismo tiempo seguro de que de igual manera, fuera cual fuera la decisión íbamos a estar muy bien (él tiene tres hijos de su primer matrimonio). Me pueden dejar en los comentarios si quieren que les cuente cómo rompí mi récord y finalmente encontré con quién compartir mi vida felizmente.

¿Qué si la gente me pregunta por que no tengo bebés? A veces, amablemente.  ¿Qué si pienso que secretamente se preguntan si hay algo malo conmigo? Te lo aseguro; ¿Qué si sentí presión de la sociedad o de mi misma familia de alguna manera? Tal vez, en algún momento, pero siempre supe que cualquier decisión que tomara inspirada o influenciada por cualquier persona o evento sería cien por ciento mi responsabilidad.  
La conversación más incómoda que tuve en este tema fue con mi ginecólogo en México quien me dijo que tener bebes me resolvería la vida. El mismo doctor que no se dio cuenta que en ese mismo momento tenia varicela de adulto y me dejo subirme en un avión con un ese virus hacia Washington aterrizando directamente en el hospital. Me sentí intimidada por su insistencia de que debería tener bebés ante todo, que esa era la solución de una mujer para cualquier problema.

Ese doctor me dejó pensando en todas las chicas que irían a verlo a las cuales les diría lo mismo y me preguntaba ¿cómo se sentirían ellas si es que por alguna razón no podían hacerlo?

Quitando este episodio, me puse “los audífonos que cancelan el ruido de las expectativas, las formas de llevar la vida y las cronologías que te impone el ambiente y los demás” para concentrarme en lo que era mejor para mi.

¿Por qué? Porque tuve una gran vida de pequeña con una maravillosa familia y era importante para mi poder darle a un bebé un hogar estable con una pareja que fuera un compañero de vida para mi, en la travesía maravillosa de ayudar a formar a un ser humano. Decidí que si no tenía ese ecosistema o la salud correcta para traer a un bebé al mundo, no lo haría.  Así que emocionalmente sobria y en mis cinco sentidos me presenté a varias conversaciones que tuve conmigo misma acerca de este tema y así lo decidí.

En este punto en particular para mi hay muchas maneras de criar en la vida, por medio de la adopción, de ser padrinos o madrinas y por medio de los sobrinos. Soy totalmente bendecida y tengo unos ahijados y unos sobrinos que amo profundamente y doy gracias a la vida por ellos todos los días.

Una cosa más, para mi las mamás del mundo son las reinas del Universo y les tengo la máxima admiración y respeto. Desde mi mamá y mi hermana, pasando por todas las maravillosas suegras que tuve en la vida y mis mejores amigas. La mejor herencia que me dejaron mis ex-novios fue el haberme dejado compartir con sus mamás, que son espectaculares.

Este ejemplo que te di, es simplemente, como lo dije antes para ilustrar el hecho de que si puedes tomar las riendas de tu vida basando tus decisiones en tus propias reflexiones.  Y en esta vida puedes tener absolutamente todo lo que deseas si te comprometes a ello. The Modern Rule es vivir la vida en tus propios términos y poniéndote los audífonos que cancelan el ruido de las expectativas de los demás.  

Espero que en cualquier camino que escojas en tu vida, te trates con el amor y la compasión que les das de manera tan generosa a los demás. Si en tu vida está una familia con un bebé o cinco o con o sin pareja, o una vida sin bebés con una pareja o no, una gran carrera profesional, una causa por la cual te cortas las venas o todo esto al mismo tiempo, espero que sepas que está bien.  Tú puedes tener cualquier realidad con la cual te comprometas.

Diseña tu vida, mantente alerta de las señales que te manda tu corazón y tu mente, vive en permanente evolución y recuerda que si se puede ser feliz si tu te encargas de ti!